15 dic. 2014

Gangs of New York

Como ya dije, esta sección va a ir dedicada a todo tipo de material, -ya sean libros, películas, música, series...- que se me ocurra. En esta ocasión me gustaría hablar sobre esta maravillosa película de Martin Scorsese (como no va a ser genial, si es de este tío) donde hay amor, acción, venganza, comedia (¿?; un poco sí que hay)… 

Voy a intentar no dar muchos detalles para no spoilear a quienes no la hayan visto, porque es una película de esas que hay que ver de principio a fin. Puede que os eche un poco para atrás a los aficionados a comedias románticas de esas que al final todo sale bien y que siguen el mismo patrón, porque todas son iguales:
 El/la protagonista es muy feliz y superficial. Tiene un problema relacionado bien con su pareja, bien con su trabajo que es de esos que todos quisiéramos tener porque no trabaja nada y gana millones. Su mejor amiga/amigo le recomienda que se vaya por ahí, generalmente a un pueblecito de esos perdido de la mano de Dios. Cuando llega a ese nuevo lugar, ve a todos como paletos, y conoce a alguien con quien empieza a flirtear, hasta que llega un momento en que se el/la prota se hace amigo/a de todos los pueblerinos y empieza una relación sentimental con el/la paleto/a que está bueno/a. Pero de pronto le llaman de su antigua vida pidiéndole que vuelva, que por lo que sea esos problemas que tenía se han solucionado. Él o ella tiene una pelea con su nuevo “amor” y vuelve a la gran ciudad (digo lo de gran ciudad porque la historia siempre le sucede a un/a ricachón/a y sí, vive en ciudades de esas con rascacielos). Pero de pronto, cuando está en el trabajo, tiene una charla, o recibe una llamada o le pasa algo insignificante, y vuelve al pueblo con sus amigos paletos y su pareja paleta y todos viven felices.

Bueno. Pues en Gangs of New York lo único que se parece un poco es que el prota, Leonardo DiCaprio (si eres tía y no pensabas darle una oportunidad a la película seguro que ahora has cambiado de opinión, ¿a que sí?) “abandona” su hogar y cuando crece y se hace un hombretón, vuelve. Ah, y también que tiene un lio con Cameron Diaz, actriz típica de comedia romántica/ película romántica a secas, que hace de chica “alegre” (quien lo quera entender, que lo haga,- seguro que si eres un tío y no pensabas darle una oportunidad a la película ahora has cambiado de opinión, ¿a que sí?). Y para rematar, aparece Daniel Day-Lewis haciendo el papel de “malo” y disfrazado de una especie de Lincoln (que casualidad, ya se olía uno de sus siguientes personajes) con el pelo grasiento y bastante sádico.


Pues ya hay poco más que decir; que la película va de bandas, pero bandas de esas antiguas, cuando se acababa de abolir la esclavitud (más o menos) en EE.UU. (hay que leerlo E-e-u-u, no estados unidos, que así hace más gracia), de racismo, de inmigrantes de recuperar el honor perdido, y de venganza, que es, al fin y al cabo, lo que más mola de la cinta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario